Eficiencia energética: confort y ahorro para el hogar

Los meses de confinamiento a causa de la COVID19 nos demostraron la importancia de tener una casa confortable con independencia de su tamaño o ubicación. Gran parte del confort depende del aislamiento térmico y de los sistemas de climatización con los que contemos.

​Etiqueta energética: ahorrar y vivir mejor

El confort en casa tiene una relación directa con los suministros, especialmente gas y electricidad: electrodomésticos, iluminación, etc. Entre todos los factores que hacen que nos sintamos a gusto en casa, el confort térmico ocupa un lugar clave y, con él, los sistemas de refrigeración y calefacción.

Para lograr este confort, los sistemas de climatización son cada vez más sofisticados y pensados para conseguir una mayor eficiencia energética tanto por sostenibilidad ambiental como para no engrosar la factura de suministros.

Por ello, a la hora de elegir un sistema de climatización, así como cualquier electrodoméstico de la casa, debemos tener en cuenta el gasto energético que nos va a suponer.

Una forma de hacerlo es fijarnos en la etiqueta energética. Se trata de una clasificación que indica al consumidor qué productos consumen más o menos energía, permitiéndoles elegir las opciones más sostenibles. El etiquetado energético es un requisito que debe cumplir todo aparato vendido en la UE y sujeto al reglamento del etiquetado energético.

Hasta marzo de 2021, los electrodomésticos más eficientes son aquellos que se clasifican como A+, A++ y A++. A partir de esa fecha, sin embargo, está previsto que la nomenclatura cambie ya que, al disponer de productos cada vez más eficientes, se ha querido adaptar la escala a la realidad del mercado.

La nueva clasificación irá de la A a la G aunque, en un principio, la clasificación A quedará desierta, reservada para productos futuros con máximas prestaciones en este sentido. Los productos actualmente más eficientes pasarán a la clase B o C.

La etiqueta energética se aplica a todo tipo de aparatos, desde aparatos de aire acondicionado hasta lámparas, televisores, secadoras, lavadoras domésticas, etc.

Aislamiento: la clave del confort térmico

Además de fijarnos en el gasto de energía antes de adquirir nuestros electrodomésticos, debemos también intentar también hacer un uso de ellos que sea lo más eficiente posible. En el caso de los sistemas de climatización, la eficiencia en su uso dependerá en gran medida del nivel de aislamiento térmico que hayamos conseguido en casa.

El aislamiento térmico, a su vez, tiene que ver con distintos factores como los materiales de construcción empleados, la superficie del hueco, o la orientación del edificio. En el momento de abordar una reforma integral, es recomendable plantearse, por ejemplo, la instalación de sistemas de aislamiento térmico por exterior (SATE) u otros sistemas que protejan el edificio del calor o frío excesivos.

Sin embargo, un elemento clave sobre el que podemos incidir más fácilmente son las puertas y las ventanas del hogar que, muy a menudo, presentan un aislamiento mejorable. Disponer de ventanas de calidad podría reducir en un grado muy elevado las pérdidas energéticas del hogar y, en consecuencia, el importe de las facturas de suministros: se estima, por ejemplo, que entre el 25 y el 30% de las necesidades de calefacción del hogar se deben directamente a pérdidas de energía.

Las deficiencias en el aislamiento de puertas y ventanas puede estar causado por el uso de materiales poco adecuados, pero también por la falta de mantenimiento o por el deterioro de alguna de sus partes. Por eso, cuando nos planteamos una reforma, es importante tener en cuenta estos elementos y valorar la necesidad de reforzar el aislamiento térmico.

En ese sentido, las ventanas pueden contar también con su propia etiqueta energética, que nos dará información sobre su nivel de aislamiento acústico, su transmitancia térmica y el factor solar del acristalamiento. La etiqueta también incluye una clasificación de 7 niveles para el invierno y de 3 para el verano.

No obstante, tal vez lo más importante es asegurarnos de que los elementos de la ventana están correctamente instalados si queremos es garantizar sus prestaciones y su vida útil, y proteger el confort térmico de la casa.

En FSNew tenemos 25 años de experiencia en el sector de la construcción y las reformas integrales y contamos con un equipo especializado que puede ofrecerte asesoramiento técnico para que puedas analizar el aislamiento térmico del hogar y saber qué reformas deberías llevar a cabo para estar cómodo en casa y no pagar de más en gas y electricidad.

¿Tiene dudas?

Póngase en contacto con nuestros expertos para que podamos asesorale.