FS New en línea con los principios de la economía circular que apuestan por convertir los residuos en materiales recuperables

Actualmente, el sector de la construcción presenta uno de los consumos de recursos más importantes/elevados, y a su vez, es también uno de los sectores con mayor generación de residuos. Consciente de ello, FS New apuesta por incorporar nuevos métodos que contribuyan a un desarrollo sostenible y una mayor responsabilidad social como es la aplicación de los principios de la economía circular en sus proyectos. Un innovador modelo económico que tiene como objetivo principal aumentar el compromiso medioambiental mediante la reutilización y aprovechamiento de recursos de forma eficiente.

 

Sin duda, el consumo actual de recursos es claramente superior a la velocidad de producción del planeta y, en consecuencia, su agotamiento es una de las problemáticas medioambientales más alarmantes del momento. Afortunadamente, cada vez son más las industrias que apuestan por integrar en sus actividades los principios de la economía circular, los cuales proponen redefinir el actual modelo productivo lineal heredado de la revolución industrial: extraer, usar y desechar. 

De forma revolucionaria, este modelo defiende un nuevo paradigma llamado Cradle to Cradle (C2C) que asienta sus bases en la naturaleza y utiliza materiales sostenibles, aprovechando todo lo que se produce en un ciclo circular infinito beneficioso para la salud de las personas y el medioambiente. Concretamente consiste en idear, diseñar y producir de forma que los elementos puedan ser 100% reutilizados o reciclados, maximizando así su valor. Sus tres principios básicos son:

  1. Los residuos entendidos como recursos. Es decir, todos los elementos del proceso deben ser diseñados para que, una vez acabada su vida útil, puedan ser aprovechados como recurso. De este modo, se elimina el concepto de “desecho o residuo”, imitando así el ciclo de la naturaleza.
  2. Uso de energías renovables. Este sistema depende de fuentes de energía renovables (solar, eólica, hidráulica, biocombustibles). Siempre que cumplan con el principio anterior.
  3. Fomento de la diversidad. El modelo evita la creación de soluciones genéricas típica del sistema tradicional y propone diseñar los productos teniendo en cuenta las características biológicas, sociales y culturales del lugar al que van destinados.

De esta forma, se rompe con los ciclos de un solo uso y con los procesos de reciclaje de residuos que buscan minimizar el daño al final del ciclo sin una estrategia previamente establecida y con una pérdida sustancial de calidad. El enfoque Cradel to Cradel es integral, de inicio a fin, e implica diseñar los productos teniendo en cuenta la mejor manera de reutilizarlos para aprovechar al máximo sus características.

Sin lugar a duda, gracias a la integración de la economía circular y del sistema Cradel to Cradel en su filosofía de empresa, FS New da un paso más allá en la búsqueda de un modelo constructivo más armónico y equilibrado entre la actividad humana y el planeta.

¿Tiene dudas?

Póngase en contacto con nuestros expertos para que podamos asesorale.